Castillos de Palencia
Aguilar de Campoo. Muralla
Paseo de la Barbacana

En el siglo XIV la villa de Aguilar de Campoo estaba rodeada por una muralla de la que aún se pueden ver abundantes restos de lienzos y cubos. Posiblemente se empezo a construir en el siglo XIII tras la concesión en 1255 del Fuero Real por Alfonso X "El Sabio", aunque en un documento de 1191, por el que el Monasterio de Sta. María la Real compra dos solares en Aguilar, se menciona que estaban cerca de la puerta de las Cabezudas, lo que hace pensar en su existencia ya en esa época.

Resultó muy dañada y derribada en parte al tomar la puebla Pedro I "El Cruel" en 1353. Es muy probable que fueran reconstruidas posteriormente, construyendo las puertas con un estilo propio del siglo XIV.

Ya en 1826 se encontraba "muy deteriorada" según Sebastián Miñano y Bedoya.

El trazado de la cerca discurría por el Paseo de la Barbacana, seguía por el interior de la Avenida Ronda, Avenida de la Constitución y subiría por el margen izquierdo del Pisuerga hasta enlazar de nuevo con el Paseo de la Barbacana.

Puerta de la Tobalina

Este paseo conserva en buena parte de su trazado restos de la muralla, incluyendo tres torreones, que ha sido rebajada en altura y se encuentra mal estado de conservación.

Los restos consolidados de otro lienzo se localizan en la Avenida Ronda, con 15 metros de longitud y 1,70 de anchura, muy rebajado en altura, que permite ver la composición de los muros, formados por dos paramentos laterales de piedras unidas con argamasa, estando el interior relleno con piedras pequeñas unidas con mortero de cal. Presenta una mayor altura al interior de la localidad.

En la Avenida de la Constitución aún se conserva una torre defensiva, de planta semicircular, que ha sido utilizada como vivienda, teniendo tres plantas en su interior y en la que se han abierto tres ventanas en la cara norte y otras dos en la sur. En su origen tenía menor altura, como se puede deducir por el distinto material utilizado en la construcción de la última planta.

Muralla en Avenida Ronda

También se conserva parte de la muralla junto a la Puerta de la Tobalina, al final de la Avenida de la Constitución, en la que se ha abierto una puerta y dos ventanas de una vivienda adosada a la misma. Continúa la muralla junto al río entremezclándose con las casas que tiene adosadas.

En alguna de las zonas donde ha desaparecido, los arqueólogos han podido descubrir restos de la misma, que contaba con una anchura de 1,55 metros y cuyos cimientos se engrosan.

Uno de los grandes interrogantes que queda pendiente de aclarar respecto a la muralla es si se unía con el castillo, no habiendo aparecido hasta el momento ninguna prueba que lo ratifique.