Castillos de Palencia
Valbuena de Pisuerga
Paraje Las Bodegas

Aparece nombrada la localidad en la documentación de Alfonso VIII como "Quintanilla de Vallis bone". Posteriormente pasa a ser conocida como "Valle Bona". En el siglo XIV se la mienta como "Valbuena çerca del río Pisuerga", que evoluciona hasta "Balbuena de Riopisuerga" a mediados del XVIII.

En 1351 pertenece a la merindad de Castrogeriz (Burgos), siendo lugar de behetría de Juan Rodríguez de Sandoval, figurando como deviseros Don Nuño, Don Pedro y Don Tello por su mujer. Además de Juan Rodríguez de Sandoval, son naturales Juan Hurtado, Diego García de Padiella, Lope Fernández hijo de Ferrant Gutiérrez, Fernant Gutiérrez hijo de Diego Fernández, y Lope y Fernán Gutiérrez.

Pagan al Rey servicios y moneda, así como 120 maravedís en concepto de martiniega, aunque estos los recibe el castillo de Burgos. También dan a cada señor cuatro dineros los hombres casados y dos los solteros. Asimismo, por devisa Don Nuño, Don Pedro y Don Tello reciben cada uno seis maravedís y un tercio.

Como "Balbuena" aparece en 1528 en el Censo de Pecheros con 16 vecinos, mientras que según los datos del Obispado de Burgos de 1589, la localidad se incluye en el Arzobispado de Palenzuela, con 2 pilas y 50 vecinos.

Iglesia de S. Martín

El Censo de la Sal, confeccionado en 1631, indica una población de 27 vecinos, 66 personas, además de la existencia de 55 cabezas de ganado mayor y 797 de ganado menor. Está incluida en los lugares sueltos del partido de Burgos, que están agregados al alfolí de la ciudad de Burgos, con un acopio de 20 fanegas de sal.

En 1712 aparece incluida en el partido de Castrojeriz, con 11,5 vecinos. Años después, en 1753, figura como villa de realengo, con 32 casas habitables, ocupadas por 30 vecinos, entre los que se incluyen eclesiásticos, pastores, viudas contadas cada dos como uno, y un mozo soltero.

Un nuevo censo, este de 1768, indica existencia de 159 vecinos, 86 hombres y 73 mujeres, entre los que hay 13 hidalgos. La localidad pertenece a la provincia, corregimiento y arzobispado de Burgos.

Casi dos décadas más tarde, el vecindario asciende a 205 personas, repartidas entre 107 hombres y 98 mujeres. Por ocupaciones específicas hay 18 labradores, 13 jornaleros, 10 criados y 8 hidalgos, además de cura, beneficiado y sacristán.

En el siglo XIX, la evolución de la población pasa de 53 vecinos, 197 habitantes, que hay en 1828; a 30 vecinos en 1843, todos electores; para en 1850 ser 29 vecinos, 147 almas, con un casco urbano formado por 42 casas. Según el arzobispado de Burgos en 1872 hay 70 vecinos, 304 almas, mientras que en 1877 la población de derecho es de 143 varones y 144 hembras, para un total de 287 personas.

Vista aérea de la localidad

Estaba formada la población por dos barrios, que en su momento correspondían a sendas parroquias. Entre medias, en el paraje conocido como "Las Bodegas", se emplazaba una fortificación que, según afirma Pascual Madoz en su Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico, dominaba la población y del que a mediados del siglo XIX aún quedaban vestigios. Según Manuel Vallejo del Busto, también figuraba señalado como tal en el mapa que Francisco Coello realizó de la provincia de Palencia en 1852.

Actualmente numerosas bodegas están excavadas en la pequeña loma donde se emplazaba el castillo, habiendo desaparecido todo resto de la antigua fortificación.

También se sabe que existió un palacio, perteneciente a los marqueses de Viñuela, que en 1921 fue destruido y vendida su piedra y parte de su maderamen a vecinos de Astudillo. Según figura en el Catálogo Monumental de la Provincia de Palencia, tenía un salón con rico artesonado.

La iglesia parroquial, dedicada a San Martín, se reconstruye en el siglo XVIII sobre otra más antigua, probablemente gótica. Dentro de su término municipal se encuentra el pequeño lugar de San Cebrián de Buena Madre, con su iglesia gótica del siglo XV dedicada a Santa Juliana y el palacio fortificado de los Múgica.