Castillos de Palencia
Villamediana
Panorámica

Al igual que otras localidades del Cerrato, fue repoblada a partir de finales del siglo IX, aunque varios restos arqueológicos que han aparecido en el término municipal indican la probable existencia de una villa romana anterior.

En el siglo XIV se la menciona con el nombre de “Villa Mediana”. Bajo el reinado de Alfonso XI eran vasallos del hijo bastardo del rey don Pedro de Aguilar.

A mediados de siglo en el libro Becerro de las Behetrías figura como lugar de behetría de don Nuño, siendo naturales los Lara, Vizcaya, Torquemada, Itero y Villamediana. Pagaban martiniega, monedas, servicios, yantar a don Nuño y 6 maravedíes a los Lara y Vizcaya.

El Emperador Carlos V permanece varios días de 1527 buscando entretenimiento y descanso por los pueblos palentinos, pasando el día 26 de septiembre en Villamediana, lugar por el que vuelve a pasar el 10 de octubre ya camino de Burgos.

En 1571 Felipe II otorga las localidades de Villamediana y Valdeolmillos al marqués de Poza a cambio de las salinas de Poza que el rey incorporó al patrimonio real. Enteradas de lo que pasaba, acudieron ambas villas al Consejo de Hacienda con el fin de paralizar la venta, comprometiéndose los ayuntamientos en aportar una cantidad para continuar perteneciendo a la Corona.

Puerta de la Esclavina

Para hacer frente al pago debieron de endeudarse de tal forma que en 1599 Villamediana reconsidera su decisión y obtiene de Felipe II licencia para vender su jurisdicción, alcabalas y rentas jurisdiccionales y así recuperar los censos que había tomado en 1588. En esos once años la villa se había despoblado pasado de  450 vecinos a 300 en 1599.

El 25 de enero de 1600 la localidad es vendida a Juan de Tassis, Correo Mayor del Reino, por 20.608.320 maravedís, sin que se hiciese cargo de la deuda acumulada que la villa tenía de réditos impagados. Tres años más tarde Felipe III le otorga el Condado de Villamediana.

A mediados del siglo XVIII era villa de señorío del Conde de Oñate. Contaba con una población de 260 vecinos, entre los que se incluían las viudas computadas cada dos como un vecino y los clérigos. El caserío estaba formado por 250 casas habitables, 3 inhabitables y 12 arruinadas.

Un siglo mís tarde, mediados del XIX, la población ascendía a 240 vecinos, equivalente a 1248 almas, que habitaban 280 casas, calificadas de mala construcción, distribuidas en 4 barrios.

Villamediana fue villa amurallada de la que a mediados del siglo XIX apenas quedaban señales. Sólo se conserva una puerta de sillería que presenta un arco de medio punto al exterior. Tenía situados los portones en la mitad del pasillo de entrada, que se cubría con una cubierta de madera, sobre la que actualmente existe una pequeña ermita bajo la advocación de La Virgen de los Esclavos o "La Esclavina". Algunos vecinos recuerdan que existió otra puerta, de aspecto similar, que se derribó en 1928.

Iglesia de Sta. Columba

Dentro de su término municipal, en el alto del Telégrafo, a 882 metros, se situó una torre del telégrafo óptico, similar a la ubicada en Tariego de Cerrato con la que se comunicaba visualmente. La instalación en el mismo lugar de un centro de transmisiones del ejército, hace ya tiempo abandonado, provocó que desaparecieran los restos de la torre, que se encontraba arruinada.

Llama la atención al acercarse al pueblo la grandiosa silueta de la iglesia parroquial de Santa Columba que sobresale por encima de las casas. Construida en el siglo XIII con estilo románico, fue reconstruida posteriormente en los siglos XV y XVI con elementos góticos y renacentistas. También destacan es su casco urbano buenas muestras de arquitectura tradicional.