Castillos de Palencia
Villallano
Vista Sudeste

Localidad perteneciente al municipio de Pomar de Valdivia situada ente Aguilar de Campoo y la villa de Gama. A escasa distancia discurre el río Lucio poco antes de desaguar en el Pisuerga. Se conserva parte de un puente romano.

En la entrada del pueblo, según se llega desde Aguilar, al lado derecho, se ve una torre fuerte bastante modificada por el paso del tiempo. De planta casi cuadrada, sus lados miden entre 8,20 y 8,40 metros, está construida con mampostería reforzada con sillería en las esquinas y en las ventanas. Aunque actualmente presenta una altura correspondiente a tres plantas, rematadas con un tejado a cuatro aguas con adornos de pirámides en las esquinas, originalmente tuvo más altura sin que podamos saber el tipo de coronamiento que tenía.

El acceso al interior se realiza a través de una puerta, situada en la fachada Sudeste, que tiene un arco de medio punto formado con grandes dovelas. Encima hay una ventana con barrotes sobre la que figura un escudo con temas religiosos y una inscripción. Una pequeña ventana situada aún más alto permite iluminar el interior.

Dintel de la ventana

La entrada original, también con arco de medio punto, se situaba en la fachada Noroeste a la altura del primer piso. Aún es visible su silueta a pesar de encontrarse tapiada, situación que también se da en una tronera de buzón. El lienzo Nordeste, a la altura del primer piso, tiene una ventana igualmente tapiada.

De la historia de Villallano sabemos que perteneció a la merindad de Aguilar, formando parte a mitad del siglo XIV del señorío del conde Don Tello. A mediados del siglo XVIII, según los datos recogidos en el Catastro de la Ensenada, era lugar de señorío de la marquesa de Aguilar y Villanueva a la que pagaban 30 reales por martiniega, pedidos y yantar los veinte vecinos que figuraban censados.

El casco urbano estaba formado por 22 casas, de las que una estaba inhabitable. 11 viviendas pagaban en concepto de establecimiento del suelo 18 fanegas y 4 celemines, mitad de trigo y mitad de cebada,  así como 5 maravedís cada una, mientras que otra sólamente pagaba media fanega de pan mediado.

A mediados del siglo XIX Pascual Madoz indica que la población estabá formada por 8 vecinos, lo que equivalía a 42 almas que habitaban 44 casas de mala construcción.

Destacar en la localidad la iglesia parroquial que está dedicada a Santa María la Mayor. Se trata de una construcción de época gótica, edificada sobre una iglesia tardorrománica. Además existe una ermita dedicada a Nuestra Señora de los Remedios y varias casas que cuentan con escudos, uno de ellos de un familiar del Santo Oficio.

Vista Noroeste